Loading...

La contaminación en nuestro organismo: intoxicación por metales pesados

La contaminación ya no sólo está en el medio ambiente, también está en nuestro cuerpo. En la actualidad, y así lo demuestran las pruebas diagnósticas, todas las personas tienen una carga tóxica por metales pesados en su organismo. Los bebés al nacer heredan la carga de metales pesados que adquieren a través de la madre durante la gestación. Jesús Domínguez Iglesias, fisioterapeuta, naturópata, director de Gheos Proyecto natural y miembro de la SESMI explica que “las principales vías de entrada de metales pesados en nuestro organismo son la piel (por contacto), los pulmones (por inhalación) y, sobre todo, el tracto gastrointestinal a través de la alimentación”.

Los principales metales pesados que podemos encontrar en nuestro organismo son el mercurio, el plomo, el arsénico y el berilio. La Medicina Integrativa dispone de algunos medios de diagnóstico para determinar su presencia y de medios terapéuticos para eliminarlos o reducir su impacto en la salud.

Los metales pesados son elementos naturales que pueden condicionar muchos cuadros patológicos en las personas ya que tienen la capacidad de interferir, substituir o bloquear a los minerales nutrientes

, señala Jesús Domínguez. Por esta razón, la mejor estrategia para evitar que los metales pesados se acumulen en nuestro cuerpo es mantener una dieta y unos hábitos de vida saludables. Esto favorecerá que los órganos depurativos trabajen bien y el aumento de los minerales nutrientes con los que compiten, para que así ocupen y hagan su función y no deban ser sustituidos por un metal pesado. “En muchos casos los metales pesados se acumulan para compensar el déficit de minerales nutrientes”, añade Domínguez.

Uno de los metales pesados más conocidos es el mercurio, el denominado “mineral de los sombreros locos”, porque este mineral se utilizaba en el tratamiento del fieltro con el que se fabricaban los sombreros, lo que provocaba la intoxicación crónica de los sombreros que manifestaban alteraciones muy marcadas de la conducta (de hecho, el sombrero loco es un personaje de la obra de Lewis Carrol “Alicia en el país de las maravillas”). Entre las enfermedades que puede provocar este metal pesado destacan la ataxia, hiperactividad, temblores, insomnio, irritabilidad, hormigueos, trastornos renales, cansancio crónico, presión arterial alta, gingivitis, linfoma o leucemia.

 

MEDIOS DE DIAGNÓSTICO

La Medicina Integrativa dispone de algunos medios de diagnóstico para determinar la presencia de metales pesados en el organismo. Pero, como aclara Jesús Domínguez, “no existe un consenso internacional en cuanto a las cantidades o valores de referencia que se pueden considerar seguros para cada metal pesado”. Se considera que la estrategia más precisa de diagnóstico es la triple prueba:

  1. Test de sangre o plasma que evidencia una posible intoxicación aguda.
  2. Mineralograma del cabello que informa de la carga tóxica acumulada.
  3. Test de la provocación medido en orina que permite valorar la carga tóxica a la vez que iniciar el proceso de eliminación.

 

TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

La mejor manera de eliminar los metales pesados de nuestro organismo es favorecer el aumento de los metales nutrientes con los que compiten pero en el caso de una intoxicación aguda hay que hacer una quelación química potente (administración de agentes quelantes).

En situaciones crónicas también se puede aplicar la terapia quelante pero son recomendables nutrientes como las algas, el cilantro, minerales como el selenio o el magnesio o principios activos como la N-acetilcisteína y el ácido a lipoico

,  destaca el naturópata Jesús Domínguez.

Decálogo para prevenir el envenenamiento por metales pesados:

  1. Evitar los cosméticos y antitranspirantes de la piel.
  2. Evitar y eliminar (con precaución) las amalgamas dentales (empastes metálicos).
  3. Beber agua filtrada.
  4. Evitar cocinar en recipientes de aluminio y/o consumir muchos productos enlatados.
  5. En la medida de lo posible, comer pescado certificado libre de metales pesados y, si se puede escoger, es preferible optar por peces pequeños.
  6. Comer mucha fruta y verdura orgánica (en un 70%) y lavarla bien, evitando alimentos procesados industrialmente.
  7. Aumentar con nuestra dieta el aporte de sustancias ricas en antioxidantes (vitamina C) y con aporte de azufre o aminoácidos azufrados.
  8. Evitar ambientes contaminados (zonas industriales) y, especialmente, el contacto con sustancias químicas y gases de combustión.
  9. Respetar los biorritmos, especialmente el tiempo de descanso nocturno que potencia la fase nocturna de depuración del organismo.
  10. Mantenernos activos físicamente porque sudar es una importante vía de eliminación de toxinas en el organismo.
Facebook
Twitter
LINKEDIN
INSTAGRAM

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia de navegación y atención personalizada. Si sigue navegando, entenderemos que acepta el uso de cookies en nuestro sitio.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Puedes revisar tus preferencias de privacidad para ver las cookies que utilizamos para mejorar tu experiencia y la política de privacidad.

Permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, utilizar elementos de seguridad durante la navegación o compartir contenidos a través de redes sociales.

Permite guardar sus preferencias acerca de nuestra política de cookies.
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_first_time
  • wordpress_gdpr_first_time_url

Cookies propias de Wordpress. Usada para comprobar si el navegador acepta las Cookies.

Muestra ventanas emergentes a los usuarios y recuerda quien las cierra para no mostrarla de nuevo.
  • boxzilla_box_

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios