Loading...

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad autoinmune que afecta al sistema nervioso, degradando las vainas de mielina. Son varios los factores conocidos (que dependen de nuestro estilo de vida) capaces de predisponer la aparición de la EM.

Podemos destacar la baja calidad de los hábitos alimentarios, la obesidad, los niveles plasmáticos subóptimos de vitamina D, el tabaquismo, así como, determinadas infecciones víricas, entre otros.

Así pues, el retraso de la progresión de los síntomas de la enfermedad y una adecuada prevención pasará por la corrección de determinados factores modificables, relacionados con cambios en nuestro estilo de vida. De entre ellos, nos centraremos en una variable relacionada con los hábitos higiénico-dietéticos; los ácidos grasos omega-3.

El rol de los ácidos poliinsaturados en el organismo

Los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) de la serie omega 3 (w-3), se denominan “esenciales” porque lo son para la dieta humana y para la salud y porque nuestro organismo no los puede sintetizar y se deben incorporar, necesariamente, a través de la alimentación. Desempeñan un papel tan crucial, en la función normal del cerebro y el sistema nervioso central, que su deficiencia aumenta la susceptibilidad al daño de la mielina, adquiriendo, por tanto, una importancia crucial para los pacientes afectados de esclerosis.

Esto es así ya que un ácido graso que pertenece a la familia w3, el ácido docosahexaenoico (más conocido como DHA) está presente en alta concentración en el cerebro. Sin embargo, sus niveles disminuyen en pacientes con esclerosis múltiple. Tanto el DHA, como el otro gran miembro de la familia, el ácido eicosapentanoico (más conocido como EPA) tienen propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas e inmunomoduladoras. Pero también ejercen una serie de efectos neuroprotectores y tienen un valor terapéutico en varias enfermedades neurológicas, como la misma esclerosis múltiple.

Evaluación del efecto de la ingesta de ácidos grasos omega-3 en la EM

Aunque es muy beneficiosa para la salud la suplementación con ácidos grasos omega-3 en la esclerosis múltiple, faltaba una descripción general de los resultados de los ensayos controlados aleatorios que apuntalase esta conexión.

Un grupo de investigadores iraníes acaba de publicar una revisión sistemática y un metaanálisis (máxima evidencia científica), para evaluar el efecto de la ingesta de ácidos grasos omega-3 en la EM. Este estudio sigue los criterios de la Escala del Estado de Incapacidad Expandida (EDSS), un método aceptado para cuantificar la incapacidad en la EM y que consiste en una escala de control de ocho funciones motoras, sensoriales, cerebelosas, del tronco encefálico, visuales, intestinales y de vejiga, piramidales y otras funciones, así como en la expresión génica inflamatoria (medida a través de distintos biomarcadores inflamatorios).

Los resultados de este importante metaanálisis dieron por aceptado que concentraciones elevadas del ácido graso de la serie w3, DHA, puede estar relacionado con una puntuación más baja de EDSS. Sin embargo, no hubo una correlación negativa entre los ácidos grasos omega-3 totales y la EM. Estos resultados indican que los ajustes en la dieta pueden elevar los niveles de DHA en la sangre, lo que tiene implicaciones significativas para prevenir la discapacidad. Por otra parte, los ácidos grasos omega-3 dieron como resultado una notable regulación de la expresión de varios genes inflamatorios.

Así pues, en este metaanálisis de estudios de cohortes, se relacionaron, inversamente, las concentraciones de ácidos grasos omega-3 en sangre con la expresión génica inflamatoria y la puntuación EDSS, lo que indica que se pueden convertir en grandes biomarcadores para el diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento de la EM. Sin embargo, aún se requieren estudios a largo plazo, más extensos y de buen diseño metodológico (ECA), para comprender completamente esta conexión.

 

Juan Serrano, vicepresidente de la SESMI

 

Referencia bibliográfica:

Ghasemi Darestani N, et al. Association of Polyunsaturated Fatty Acid Intake on Inflammatory Gene Expression and Multiple Sclerosis: A Systematic Review and Meta-Analysis. Nutrients. 2022 Nov 2;14(21):4627. doi: 10.3390/nu14214627. PMID: 36364885; PMCID: PMC9656750.

Facebook
Twitter
LINKEDIN
INSTAGRAM

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia de navegación y atención personalizada. Si sigue navegando, entenderemos que acepta el uso de cookies en nuestro sitio.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Puedes revisar tus preferencias de privacidad para ver las cookies que utilizamos para mejorar tu experiencia y la política de privacidad.

Permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, utilizar elementos de seguridad durante la navegación o compartir contenidos a través de redes sociales.

Permite guardar sus preferencias acerca de nuestra política de cookies.
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_first_time
  • wordpress_gdpr_first_time_url

Cookies propias de Wordpress. Usada para comprobar si el navegador acepta las Cookies.

Muestra ventanas emergentes a los usuarios y recuerda quien las cierra para no mostrarla de nuevo.
  • boxzilla_box_

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios